ATARDECER. RIA DEL BURGO. 1919. Oleo sobre lienzo, 50 x 60 cms.

De este mismo período, un estudio de paisajes enteramente en grises que es prueba de su eficacia en la captación de un momento irrepetible, en una naturaleza donde la luz, siempre cambiante, ofrece al artista la difícil oportunidad de hacerse con ella en un espacio muy limitado de tiempo. La gran fluidez de la pincelada y la certeza de colorido hacen de este lienzo una obra de excepción.