AZUL Y PLATA, óleo sobre lienzo, 90 x 100 cms. 1941.

Lloréns ha descubierto los ángulos visuales, los encuadramientos ideales del paisaje gallego: el efecto de la luz dorada del poniente sobre el banquete del eucaliptus; la melodía verde de los valles, el ondular azul y blanco de las vías de agua y el arenal de las rías a la hora de la bajamar… Son Lloréns y Sotomayor los que han creado las imágenes plásticas de Galicia, ya que en el idealismo fogoso y romántico de Villamil, había un convencionalismo extraño; a Fierros -el asturiano-, le faltaba emoción céltica y al genial Taibo, cuya pérdida equivale en España a las de Nonell, Julio Antonio y Arriaga, le embriagaba un luminoso impresionismo.