BODEGÓN EN CONTRALUZ, óleo sobre lienzo. 1934.

Un segundo bodegón, pintado en 1910 y que fue expuesto en la Primera Exposición de Arte Gallego en Madrid en 1912. Nos hallamos frente a una composición a primera vista mucho más complicada pero que conserva las mismas características del bodegón comentado anteriormente. La composición llorensiana es muy personal y sigue siempre unas pautas muy bien equilibradas, por mucha que parezca ser la complicación formal del conjunto. Todos los elementos de este conjunto están ordenados por el artista dentro de estas pautas de masas que se compensan, equilibran y prestan a la totalidad una armonía muy acusada.