DESDE MI BALCÓN, ARDE UN CONVENTO, 1936. Témperas sobre papel y cartón, 23 X 30 cms.

En plena Guerra Civil y desde la ventana de su casa de Madrid hace Lloréns una serie de guaches con escenas de la vida de la ciudad cercada. Son documentos inapreciables y únicos de un momento histórico.