EL CASTAÑO, 1917. Oleo sobre lienzo, 110 x 150 cms.

Este lienzo de considerables dimensiones es una de las obras mejor conocidas del maestro gallego. Su imponente estructuración y sus contrastes lumínicos hacen de él un ejemplo de la espectacularidad paisajística de Lloréns quien parece querer dejar en esta obra una marca indeleble de su maestría.