ESTUDIO DE LA CABEZA PARA EL RETRATO DE BASILIO ÁLVAREZ, óleo sobre lienzo, 44 x 41 cms. 1934.

En el Salón de Otoño de 1931, figura el paisaje de Lloréns titulado Otoño, y un retrato de Manuel Bugallo. En 1934 hace otro retrato de gran fuerza expresiva, el de su amigo Basilio Álvarez, destinado a presidir el Círculo Basilista de Orense. La cabeza del diputado de Izquierda Republicana por Orense, noble cabeza, tallada con vigor formal y colorista, donde se refleja la dinámica personalidad del retratado. Este retrato fue quemado en los disturbios que precedieron al levantamiento militar de 1936. Se conserva un primer estudio del natural que hizo el pintor en su taller de Madrid.