LA BARRA DE SANTA CRISTINA, óleo sobre lienzo, 100 x 180 cms. 1911.

En este cuadro que comentamos que tiene como protagonista la playa de Santa Cristina, inicia un tratamiento del tema costero con una visión de gran amplitud. La curva extensa del litoral trazada con acusada elegancia, coloración mañanera de tonos pastel; una Galicia recién nacida, bañada por el mar, limpia y despoblada. Un contemplador que la retrata con rigor, que elimina lo innecesario para dotar a la escena de una concisión que dinamiza los colores y crea una perfecta ilusión en los distanciamientos. La sencillez habitual de la composición llorensiana es aquí bien patente.