LA HORA DEL BAÑO, óleo sobre cartón, 20 x 30,5 crns. 1922.

Lloréns ha dejado dos ejemplos de los años venturosos en los que compartió su vida con la extraordinaria mujer que fue su esposa, con Eva Rodríguez. Se trata de dos cuadros al óleo, el primero de pequeñas dimensiones y de una intensidad y sencillez extremadas. A simple vista ya impresiona su luminosidad, frescura de color y ahorro de medios en su composición. Cromáticamente resuelto en una solución bicolor; azules y ocres-amarillos, es una nota rápida pintada en la misma playa de Santa Cristina en un día de viento. El color, mezclado con la fina arenilla, da fe, todavía hoy, de haber sido ejecutado sobre el terreno.