LA RÍA DESDE FONTÁN, óleo sobre lienzo, 90 x 100 cms. 1940.

Desde la altura de la carretera de Fontán -todavía hoy, en los ochenta, un minúsculo pero bellísimo pueblo de pescadores muy cercano a Sada-, está observado este paisaje panorámico que tiene como fondo la Ría de Betanzos, o de Sada, como queramos llamarla. Dentro de una propuesta paisajística profundamente gallega por su tema, que incorpora en este caso la casa, el palleiro y el hórreo a la sombra del monumental castaño, el pintor incluye la panorámica de la ría, tamizada por la bruma pero luminosa y esplendente. Lo que nosotros consideramos una de las características de la manera peculiar del pintor, la “instantaneidad llorensiana”, ocurre en este lienzo cuando su autor se decide a incluir sobre la superficie del agua la estela del velerito que acaba de girar a la redonda. Es un momento absolutamente único e irrepetible.