MUCHACHA DE COMBARRO, óleo sobre lienzo. 1919. Colección Arce, Buenos Aires.

Otro ejemplo de la retratística llorensiana. Es el retrato de una mujer gallega también encuadrada en un fondo “su” paisaje. Si observamos el intento regionalista del vestido y el pañuelo, nos asombra cómo Lloréns hubiera conseguido su propósito con sólo el modelado dibujístico de la cabeza. De gran expresividad y fuerza es este retrato de modelo anónimo una de las muestras más expresivas del talento retratístico del pintor de Galicia.