PLAYA DE MERA, óleo sobre lienzo, 40 x 60 cms. 1935.

Este cuadrito, de pequeñas dimensiones, cuyo tema es la playa de Mera en los años treinta, da fe de la capacidad espontánea del pintor gallego ante una propuesta rápida que quiere resolver llegando sólo hasta un boceto. Es precisamente esta característica la que hace de playa de Mera un cartón excepcional; valiéndose de la rapidez de absorción que tienen  estos cartones preparados, consigue Lloréns con pincelada empastada y definidora. Un paisaje de tonalidades muy frescas, de extrema concisión. La obra, producto de la madurez y sabiduría de su autor, es ejemplo grato de la difícil sencillez a que ha llegado su paleta en la interpretación del paisaje de la costa gallega.