PUERTO DE LA CORUÑA. 1910. Oleo sobre lienzo, 90 x 150 cms.

De este mismo año una escena costumbrista enmarcada por el paisaje y documento inapreciable de la realidad coruñesa de aquellos días. El pintor se planta frente a una muy difícil propuesta de luz y color, y la resuelve dentro de las premisas comunes a toda su pictórica.