Es un retrato fiel de como era Francisco Lloréns en su máxima expresión. Un hombre calmado, tranquilo, trabajador, que sabía expresar sus sentimientos a través de lo que mejor se le daba hacer, pintar. La obra de Lloréns se resume en paisajes (principalmente gallegos), bodegones, retratos, e imágenes de hechos sociales.