RETRATO DE UNA DAMA GALLEGA. 1899. Oleo sobre lienzo, 60 x 50 cms.

Un ejemplo de la temprana vocación retratista de Lloréns es este retrato de una dama de su familia, que nos muestra la acertada sensibilidad del pintor al enfrentarse a los modelos que asoman a sus lienzos captados en su íntegra personalidad.