UN PALACIO INCAUTADO, acuarelas y témperas sobre cartón, 23 x 30 cms. 1936.

Enfocamos ahora nuestra atención sobre un segundo cartón cuyo título programático reza: Un palacio incautado. Cuando Lloréns ya no pudo continuar dando sus clases en la Escuela de Comercio, porque no se podía andar por la calle ni mucho menos llegar hasta la Plaza de España, donde estaba localizada la escuela, se refugia en su casa y desde la ventana de la Academia de Dibujo, que da a la calle de Santa Engracia, observa una curiosa y altamente colorista escena que está ocurriendo allí mismo, a pocos metros. En el palacio que había sido de los condes de Adanero, que es hoy Centro de Estudios de Administración Local, se habían instalado desde los primeros días de la Guerra Civil las milicias de la U.H.P. y convertido el delicioso edificio barroco neo-francés en un cuartel de la milicia que luchaba en el frente de Madrid. Lloréns saca su cajita de acuarelas y recoge, para la historia los detalles llenos de colorido y fuerza expresiva de lo que allí, insólitamente estaba ocurriendo. Son, curiosamente -dadas las circunstancias en que fueron hechos-, unos cartones muy trabajados, muy bien documentados en lo que respecta a la escena; uniformes, automóviles, tipos, personajes, y sus indumentarias y hasta actitudes corporales.