VERDE GRIS, óleo sobre lienzo. 1930.

Observamos en la composición de este paisaje una ordenación muy rigurosa. Resuelto en tonalidades transparentes, Lloréns nos hace partícipes de su intención colorista al denominarlo Verde Gris, dos palabras que hacen referencia justa a la obra y a sus preferencias por el color en estos años del tercer decenio del siglo XX. Pintado en Mera; este lienzo es parte de una serie donde compositivamente hablando, el artista se propone un paisaje de términos bien definidos e interpone un grupo de árboles sobre la lineal horizontalidad de la ría. Un primer término en verdes delicados y muy personales, donde aparecen algunas de las más bellas soluciones coloristas de los verdes del paisaje del maestro gallego.